Lo que te han contado es mentira, emprender es un puto infierno.
La guerra del arte-hellprendedores

La Guerra del Arte

Resumen del libro La Guerra del Arte de Steven Pressfield

La Guerra del Arte de Steven Pressfield, es el libro perfecto para bombardear todos tus bloqueos y ganar tus batallas creativas. A menudo las personas sentimos la necesidad de encontrar un sentido a nuestra vida. Y la guerra del arte, responde a todas esas preguntas sin respuesta que hacen que no tomemos acción sobre aquello que soñamos.

  • ¿Hay algo que sabes que necesitas hacer en tu vida pero no lo haces?
  • ¿Qué te detiene?
  • ¿No lo haces porque tienes miedo?
  • ¿No lo consigues porque lo racionalizas todo?
  • ¿No cumples tu sueño porque no paras de postergarlo?

Sea cual sea el motivo, si alguna vez has tenido la sensación, o , el sentimiento de que no estás haciendo el trabajo de tu vida. Entonces, La guerra del Arte de Steven Pressfield es para ti. Si es así, deja de leer este resumen y directamente lee el libro aquí.

Si crees que no tienes tiempo para leer libros, en este resumen, analizaremos las espectaculares llamadas a la acción que Steven Pressfield nos regala para cualquiera. En el caos que seas un artista, un empresario, un creativo, o un escritor, que tenga una necesidad creativa que no consigues cubrir, entonces es hora de romper todos los bloqueos creativos y ganar todas tus batallas internas.

La Guerra del Arte en 3 frases

  1. La resistencia es lo que nos impide sentarnos y hacer nuestro mejor trabajo.
  2. La mayoría de nosotros tenemos dos vidas: La vida que vivimos antes de convertirnos en profesionales y a vida de después.
  3. La resistencia odia cuando nos convertimos en profesionales.

la guerra del arte-hellprendedores

Las claves de La Guerra del Arte

1. ¿Eres una víctima de la resistencia?

¿Alguna vez has tenido un sueño que querías perseguir, pero no lo hiciste? ¿Has tenido alguna vez una gran idea con mucho potencial, pero no has actuado para hacerla realidad? ¿Has empezado una nueva rutina de gimnasio, una dieta, un proyecto o un programa de cualquier tipo, pero no lo has llevado a cabo?

Si has respondido que sí a alguna de las preguntas anteriores, entonces estás en la misma situación que todos , sufriendo de lo que el autor Steven Pressfield se refiere como “Resistencia”.

Todos hemos pasado por eso. La resistencia se produce cuando tratamos de romper con algo viejo (un mal hábito, un cambio físico, dejar un trabajo de mierda) en busca de algo nuevo y mejor.

La Resistencia es esa voz que dice: “Siempre puedo empezar mi nueva dieta mañana… pero por ahora, comamos un último trozo de pizza”.

Cualquier cosa que requiera cualquier cantidad de fuerza de voluntad, disciplina o miedo es una amenaza para la Resistencia. Y a la Resistencia eso no le mola nada. La resistencia es la duda. Es el vagueo. Lo que nos impide hacer lo que se supone que debemos hacer más que cualquier otra cosa.

La resistencia tampoco es personal. No tiene favoritismos y tiene el poder de impedirnos vivir la vida plena que deseamos y merecemos… Pero sólo si lo permitimos.

Entonces, ¿cómo machacamos a la resistencia? Teniendo en cuenta 3 cosas:

  1. Definir tus sueños (lo que más quieras hacer en la vida).
  2. Comprometiéndote con tu sueño.
  3. Acepta el hecho de que la resistencia es algo con lo que vas a tener que vivir, y que la mejor manera de evitar que te paralice, es enfrentarte a ella, sentirla y actuar a pesar de que esté susurrándote al oído que no lo hagas.

2. La resistencia es proporcional al amor

“La resistencia es proporcional al amor”-Steven presfield

Cuando sientes un profundo amor por un proyecto, vas a sentir una resistencia masiva a llevarlo a cabo. Si no amaras ese proyecto que no estás llevando a cabo, no sentirías nada. ¿Sabes que es lo mejor de la resistencia. Que cuanto más importante sea algo para nuestra evolución como personas o como ser humanos, más resistencia sentiremos en perseguirla.

Pongamos algún ejemplo: Si tienes un trabajo de mierda, y sientes que lo mejor sería dejarlo y perseguir tus sueños, entonces sentirás una resistencia descomunal para hacerlo. Por lo que la clave para ello es esta: Cuando sientes resistencia, es una señal para avanzar hacia lo que te da miedo.

Cuanto menos “quieras” hacerlo, tienes que echarle un par de cojones y empezar a mover el culo para conseguirlo. Cuanto más asustado estés, más seguro tienes que estar de que debes hacerlo.

3. Encuentra tu camino en la vida (o alguien lo hará por ti)

Una de las frases más motivadoras del libro La Guerra del Arte, no es del propio Pressfield, sino de Sócrates:

“El individuo verdaderamente libre es libre solo en la medida de su propio autodominio. Mientras que aquellos que no se gobiernan a sí mismos están condenados a encontrar quien los gobierne”

Pregúntate lo siguiente: ¿Odias tu trabajo? ¿Odias tu físico? ¿Odias tu vida en general? Lo que tienes ahora es producto de las decisiones que has tomado a lo largo de tu vida, por lo que también puedes decidir cambiarla también.

Si las cosas no son como tu quieres, tienes que hacer algo al respecto ahora mismo. Solo tú eres responsable de tus elecciones. ¿No te gusta tu situación? Cámbiala hoy, no mañana. Haz cualquier cosa que creas que te llevará en la dirección correcta.

Como decía el poema Invictus: “Soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma”

4. La resistencia en la crítica

Mientras persigues tu vocación, la resistencia puede venir en forma de crítica y dudas. En este sentido, La Guerra del Arte señala, “El crítico odia más lo que él mismo hubiera hecho si hubiera tenido las agallas”.

En otras palabras, aquellos que se han dado cuenta de su auténtico ser raramente se toman el tiempo de criticar a los demás. Si encuentras que otros te critican, entonces casi siempre lo hacen por resistencia. Y si te encuentras criticando a otros, lo mismo se aplica a ti

5. La resistencia en la duda sobre uno mismo

Si te encuentras preguntándote a ti mismo,

“¿Soy realmente un escritor? ¿Seré realmente un artista? ¿Soy realmente un [insertar la pasión aquí]” es probable que lo seas.

6. No siempre necesitas tiempo para “curarte”, necesitas hacer tu trabajo

A veces nos convencemos a nosotros mismos de que necesitamos reservar algún tiempo para descansar y renovarnos antes de mover el culo y hacer nuestro trabajo. Racionalizamos que necesitamos tiempo para “curar” antes de poder hacer nuestro trabajo.

Esto, por supuesto, es otra forma de resistencia.

A veces es nuestro trabajo el que nos proporciona toda la energía e inspiración que necesitamos para llevar la vida que queremos. También hay un tiempo para “curar”. Pero ten en cuenta que no debes usar “curación”/descansos/tiempo de descanso como una excusa que es sinónimo de Resistencia cuando todo lo que realmente necesitas hacer es mover el culo y ponerte a trabajar.

7. Conviértete en un profesional

¿Sabes cuál es la mejor manera de luchar contra la resistencia? Convertirse en profesional. Tienes que ser un profesional.

Cuando te hablo de “profesional” no me refiero a ser un médico, un abogado etc.., si no que debes convertirte en un profesional como un ideal. Existe una gran diferencia entre convertirse en profesional o seguir siendo un aficionado.

Los aficionados juegan por diversión. Los profesionales juegan por diversión.

Los amateurs juegan a tiempo parcial. Los profesionales juegan a tiempo completo.

Los amateurs son guerreros de fin de semana. Los profesionales están ahí todos los días de la semana.

Convertirse en profesional significa tratar el trabajo de tus sueños como si fuera tu único trabajo (aunque no lo sea todavía). Estar tan enamorado de él que estés dispuesto a dedicarle tu vida.

Los profesionales no esperan a que llegue la inspiración. En vez de eso, lo hacen por su cuenta, desarrollando el hábito de la consistencia… La consistencia para seguir sacando lo que sea que necesiten sacar y despertar al día siguiente y, una vez más, dar todo el valor que tienen. ¿Por qué trabajar tan duro? Porque eso es lo que hacen los profesionales. Los profesionales trabajan duro día tras día, porque les encanta, lo necesitan y quieren hacerlo.

8. Lo más importante es que te sientes y hagas tu trabajo

“No importa nada más que sentarse todos los días e intentarlo. ¿Por qué es tan importante? Porque cuando nos sentamos día tras día y seguimos moliendo, algo misterioso comienza a suceder. Se pone en marcha el proceso por el cual, inevitable e infaliblemente, el cielo viene en nuestra ayuda. Las fuerzas imprevistas se alistan en nuestra causa; la serendipia refuerza nuestro propósito”.- Steven Pressfield

Una y otra vez en el libro La Guerra del Arte el autor nos recuerda las poderosas fuerzas que vienen en nuestra ayuda cuando nos sentamos y decidimos dedicarnos a nuestro oficio.

9. El poder de las musas

Así como existe una fuerza negativa de poder en la Resistencia; también hay una fuerza POSITIVA opuesta e igualmente poderosa conocida como tu “Musa”.

Tu Musa es una especie de energía – incluso una “locura”, como Platón dijo una vez – que está ahí para inspirar la creatividad y las ideas que pueden ayudarte a llevar tu trabajo al siguiente nivel.

¿Cómo te conectas con tu Musa?

Comienza tu trabajo y dedícate a él tanto como sea posible. Y discutiremos cómo hacerlo en la próxima gran idea…

10. Organízate

Hay una dualidad necesaria entre la organización y el caos; como el autor señala con tanta elegancia, “El principio de organización está construido en la naturaleza. El caos en sí mismo es auto-organización. Por el desorden primordial, las estrellas encuentran sus órbitas; los ríos se dirigen al mar. Cuando nosotros, como Dios, nos proponemos crear un universo, un libro, una ópera, una nueva empresa, el mismo principio se aplica.”

Cuando un escritor se sienta para empezar a escribir un libro, naturalmente se encontrará con resistencia… La suprime desarrollando el hábito de la consistencia -la disciplina de ponerse detrás del teclado a diario- por mucho que su voz interior le diga que se salte un día, que lo haga más tarde, o que espere a que la inspiración le llegue… el escritor entiende que la inspiración nunca llega… Llega a la inspiración. Sabe que la Resistencia está aquí para quedarse. Y la domina mediante el esfuerzo organizado y una ética de trabajo despiadada.

La forma de adelantarse a la resistencia es organizarse, ser disciplinado y desarrollar el hábito de centrarse constantemente en la producción de su trabajo.

11. Céntrate en el proceso

Convertirse en profesional requiere organización, paciencia y la habilidad de enfocarse constantemente en un PROCESO que produzca un progreso con el que estés cómodo.

Mientras trabajas, asegúrate de involucrarte en el pensamiento de proceso (el trabajo) vs. pensamiento de resultado (terminar el trabajo).

12. Reclama tu territorio

El pensamiento territorial es hacer el trabajo por tu propio bien. Se trata de hacer lo que haces porque realmente disfrutas haciéndolo, y que te paguen mucha pasta, es un subproducto de tu trabajo, a diferencia del objetivo final de tu trabajo.

También se trata del entorno en el que te sientes más poderoso/creativo/motivado para trabajar. Así es como el autor lo dice, “El territorio de Stevie Wonder es el piano. El de Arnold Schwarzenegger es el gimnasio. Cuando Bill Gates entra en el aparcamiento de Microsoft, está en su territorio” y cuando Pressfield se sienta a escribir, está en su territorio…

Entonces, ¿has pensado en tu propio territorio?

Es ese lugar que sabes que necesitas para hacer tu mejor trabajo. Si no lo conoces, averígualo. Si lo has averiguado, entonces reivindícalo, no sólo una vez, sino todos los días.

Una última reflexión..

No importa si tus metas son empresariales o artísticas, si quieres aprovechar la versión más alta de ti mismo, entonces tienes que hacerlo: Sentir el miedo y hacer tu trabajo a pesar de ello… Descubrir el territorio en el que mejor te desenvuelves, ya sea un escenario, una oficina o una piscina olímpica, depende totalmente de ti. Es importante que lo descubras. Porque si queremos vivir las vidas más felices, más creativas y más inspiradoras que seamos capaces de vivir ,entonces tenemos que aprovechar nuestro punto más alto de contribución… Y para hacer eso, para aprovechar la mejor parte de nosotros mismos, tenemos que superar la Resistencia, convertirnos en Profesionales dedicados, y aparecer cada día. Listos y dispuestos para hacer nuestro puto trabajo.

Estas son las ideas claves del libro La Guerra del Arte de Steven Presfield. Aunque lo magnífico de los libros está en esos pequeños detalles que se esconden entre sus páginas. Es por ello, que siempre recomendamos que si eres un emprendedor, y estás comprometido a cambiar el mundo, leas el libro entero. Nunca sabes donde está el gatillo que cambiará tu vida para siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior
Warren Buffet-Hellprendedores

El método de productividad de Warren Buffet

Total
0
Share