hábitos-hellprendedores-hábitos saludables-motivación-crear hábitos

Cómo crear nuevos hábitos para siempre

Si estás leyendo esto es porque has perdido el control de tu vida. Sé lo que es eso. Te dejas llevar por la vida, en un barco a la deriva, sin preocuparte de qué pasará mañana y solo esperas que un golpe de suerte la mejore. Lo siento pero la vida no funciona así. La vida que estás viviendo es una suma de tus hábitos.

¿Estás en forma o estás gordo? Resultado de tus hábitos. ¿Eres feliz o infeliz? Resultado de tus hábitos. ¿Tienes éxito o eres un completo fracasado? Otra vez, resultado de tus hábitos.

¿Sabes cómo se consigue la excelencia en algo? Repitiéndolo una y otra vez. Todo aquello que haces una y otra vez determina la persona que eres, las cosas en las que crees y sobretodo tu personalidad.

Pero, ¿qué pasa si nuestra vida no nos gusta y decidimos cambiar? ¿cómo mejoramos? ¿cómo creamos nuevos hábitos?Para ello primero debemos conocer como funcionan los hábitos.

El funcionamiento de los hábitos

Científicamente, la creación de un hábito se divide en cuatro etapas: la señal, el deseo, la respuesta y la recompensa. Si desglosamos los hábitos que queremos implantar en nuestra vida en sus principios fundamentales, podemos entender qué es un hábito, cómo funciona y cómo implantarlo en nuestra vida para siempre, o incluso, mejorarlo.

Las cuatro etapas de los hábitos

La señal

La señal es esa alarma retumba en tu cerebro pidiéndote que inicies una acción o un comportamiento. Para ponerte un ejemplo, cuando te miras al espejo y te ves gordo, tu cerebro emite una señal en la que te dice que deberías hacer deporte para verte y sentirte mejor.

La señal es información que aparece en tu cerebro buscando una recompensa.

Las personas buscamos recompensas en todos los ámbitos de nuestra vida: queremos dinero, poder, aprobación de los demás, amor, amistad o satisfacción personal. Y hoy en día, uno de los grandes problemas que tenemos en nuestra sociedad es que lo queremos todo ya. Estamos constantemente en búsqueda de la gratificación instantánea, lo que ocasiona que no mantengamos nuestros hábitos.

Tienes que saber que nuestra mente, analiza en cada momento nuestro entorno tanto externo como interno en búsqueda de una gratificación, de una recompensa. Pero tienes que ser capaz de decidir qué señales son buenas para ti. Y eso es lo que nos lleva a la siguiente etapa de los hábitos.

El deseo

El deseo es el catalizador de un hábito. Es esa fuerza que te motiva a hacer algo. Piénsalo, sin motivación o deseo de cambio, no tendríamos ninguna razón para cambiar nuestra vida. Vamos a ejemplificarlo un poco:

Tu no quieres ir al gimnasio, tu quieres verte bien físicamente. No quieres ver Netflix en bucle, lo que buscas es entretenimiento. Es un deseo de cambio en tu interior que te empuja a tomar acción para obtener una gratificación. Y esto es lo que nos lleva al siguiente paso.

La respuesta

La respuesta es lo que realmente hacemos. Es el hábito en sí mismo. La acción o comportamiento que llevas a cabo a causa de que una señal en tu cerebro te ha creado el deseo de hacerlo para obtener una recompensa.

La respuesta va a depender de cuánto deseo tengas o de cuán motivado estés para hacerlo. Tú quieres tu recompensa, pero tu respuesta dependerá de cuánto realmente la quieras. Piensa que hay respuestas que requieren un esfuerzo físico o mental. Por lo tanto, tu respuesta no solo va a depender de cuánto desees algo, si no también de tú habilidad para llevarlo acabo. Por eso siempre te he dicho que la ley de la atracción es la mayor mentira que nos han contado.

Piensa una cosa, si quieres jugar en la NBA pero no tienes la altura, lo siento, no vas a conseguirlo. Tenemos que ser conscientes de que cada persona tiene algo por lo que destacar, pero también limitaciones.

La recompensa

¿Por qué buscamos recompensas contínuamente? Por dos sencillas razones:

  1. Nos satisfacen
  2. Nos enseñan algo

Las recompensas son la manera de satisfacer los deseos que han venido a nuestra mente a través de una señal y nos han empujado a dar una respuesta. Las recompensas nos dan alivio y satisfacción. Comer y beber nos permite sobrevivir, un ascenso en el trabajo nos da más dinero y “respeto”, ir al gimnasio nos da una mejor salud. Eso es satisfacción.

Pero en las enseñanzas que nos dan las recompensas es donde encontramos la manera de que ese hábito permanezca. Pues las recompensas nos permiten saber qué respuestas merece la pena recordar y mantener en el futuro. Según James Clear, autor de Hábitos Atómicos tu cerebro es un detector de recompensas. A medida que avanza en su vida, su sistema nervioso sensorial monitorea continuamente qué acciones satisfacen sus deseos y brindan placer. Los sentimientos de placer y decepción son parte del mecanismo de retroalimentación que ayuda a su cerebro a distinguir las acciones útiles de las inútiles. Las recompensas cierran el ciclo de retroalimentación y completan el ciclo del hábito.

El bucle de los hábitos

Ahora que conoces las cuatro etapas de un hábito, podrás saber que si cualquiera de las 4 etapas falla, ese comportamiento no se convertirá en un hábito.

Si nunca llega la señal, jamás comenzará el ciclo del hábito. Si no tienes un gran deseo por algo, no tendrás la motivación suficiente para empezar. Cuando la respuesta es inalcanzable para ti no podrás hacerlo. Y finalmente si la recompensa no satisface tu deseo, ni de coña vas a volver a intentarlo en el futuro.

Básicamente, sin las tres primeras etapas del hábito, no se producirá un comportamiento. Pero sin las cuatro, nunca mantendrás un hábito. Al final lo seres humanos buscamos resolver los problemas de nuestra vida. Y es por ello que podemos dividir las 4 etapas de un hábito en dos fases: La fase del problema y la fase de la solución.

La fase del problema la encontramos en la señal y el deseo, que es cuando algo dentro de ti te dice que necesitas cambiar algo en tu vida.

En cambio, la fase de la solución incluye la respuesta y la recompensa, que es cuando te decides a mover el culo y hacer algo para lograr el cambio que deseas.

Esto es un bucle infinito en el que sin darnos cuenta nos encontramos cada día. Cada día nos vemos expuestos a señales, que crean un deseo en nuestro interior por lo tanto motivan una respuesta para obtener una recompensa que satisface un deseo y se asocia a una señal que hemos recibido. Este bucle se retro-alimenta una y otra vez, día tras día sin darnos cuenta.

Nuestros cerebros son máquinas perfectas que analizan nuestro alrededor una y otra vez, prueba diferentes respuestas y aprende de los resultados obtenidos. Y esto pasa en segundos, incluso ahora mientras lees esto tu cerebro está pensando en el siguiente paso y quizás estas palabras hagan que se cree una señal en ti.

Y ahora ¿cómo creo hábitos para siempre?

Ahora que conoces las 4 etapas del hábito debes pensar en cada etapa como una palanca que influye en tu comportamiento. Es algo así como un motor de un coche. Cuando las palancas están en su sitio, el motor funciona perfectamente y crear hábitos no te supondrá ningún esfuerzo. Piénsalo así:

  1. Haz obvias las señales
  2. Haz atractivos los deseos
  3. Busca la manera más fácil de dar una respuesta
  4. Haz que cada recompensa sea satisfactoria

Siempre que quieras cambiar algo en tu vida tienes que hacerte estas preguntas:

  • ¿Cómo puedo hacerlo obvio?
  • ¿De qué manera puedo hacerlo atractivo?
  • ¿Cómo puedo hacerlo más fácil?
  • ¿Cómo puedo hacer que sea satisfactorio?

Si alguna vez te preguntas el por qué de no hacer las cosas que dices o quieres hacer, las respuestas puedes encontrarlas en las 4 etapas de los hábitos y en cómo modificarlas a tu antojo. La clave para crear buenos hábitos es comprender su funcionamiento y modificarlo según tus deseos y capacidades.

Para acabar te diré algo, una vez ves resultados, el hábito se convierte en adicción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior
empezar a invertir-hellprendedores

¿Por qué deberías empezar a invertir?

Siguiente artículo
mark cuban-hellprendedores

Los secretos para emprender de Mark Cuban

Total
3
Share