Lo que te han contado es mentira, emprender es un puto infierno.
bootstrapping-hellprendedores

Bootstrapping: Emprendiendo sin recursos

Emprender no solo significa levantar rondas de financiación

Hoy en día tenemos una visión pervertida del emprendimiento. Parece que solo son emprendedores aquellas personas que montan grandes compañías con algún componente tecnológico tras un sin fin de rondas de financiación y ampliaciones de capital. Pero si te paras a analizar realmente su propuesta de valor, la mayoría de ellas son la misma mierda de siempre con un bonito envoltorio estampado de business angels, nombres en inglés que acaban en fy, y muchos castillos en el aire. Al final muchas de ellas tienen un valor descomunal en el papel, pero no producen beneficios reales. Es por ello que tiene mucho sentido esa frase que dice que el 95% de las startups fracasan, porque es totalmente cierta. Por ello deberías desarrollar el arte del Bootstrapping

¿Qué pasa si no tienes un puto duro para emprender?

Vamos a poner los pies en la tierra. Tienes una idea y una obsesión enfermiza por llevarla a cabo. No tienes un equipo, tu tecnología no está probada y no sabes si el mercado lo va aceptar. ¿Esto es motivo para rendirse? Ni de coña.

La clave del éxito es empezar. Y aquí es donde entra el bootstrapping. El término proviene de la leyenda del Barón Münchhausen, el cuál dicen que consiguió salir del mar tirando de los cordones de sus botas. (“bootstraps” significa cordones de botas).

Esta palabra, muy relacionada con el mundo del emprendimiento, significa que tienes que apretarte los cordones de las botas y empezar a hacer las cosas por ti mismo. Al menos al principio.

Los 3 mandamientos del bootstrapping

  1. Tu idea es una prioridad. Cuando estás haciendo bootstrapping, necesitas concentrarte en lo que quieres conseguir y en las acciones necesarias para desarrollar tu idea.
  2. Debes tener expectativas bajas. Los planes de negocio son algo del pasado. El que te diga que tiene una previsión de ganar 1 millón de euros en 5 años miente. Nadie tiene una bola de cristal para ver el futuro. Eso sí, tienes que pensar en la escalabilidad de tu proyecto.
  3. El Cashflow es muy importante. Siempre deberás tener fondos para pagar las facturas y reinvertir en el crecimiento de tu proyecto.

7 consejos para hacer bootstrapping con éxito

1. Concéntrate en el flujo de caja (Cashflow)

Ganar dinero es la clave de la supervivencia, tanto en la vida, como en los negocios. Las teorías y las ideas están bien, pero no pagan las facturas.

Si ya tienes claro que vas a arrancar tu idea, tienes un pequeño requisito: El capital inicial. En muchos casos es ridículo. Hellprendedores empezó con muchas horas y la cantidad exacta de 215 euros del hosting y el diseño web.

También tienes que concentrarte en tus ingresos y gastos. Para ello necesitarás ciclos de ventas cortos, plazos de pago cortos e ingresos recurrentes. El efectivo no solo es el rey. También es la reina y el príncipe.

2. Haz tu pronóstico de abajo arriba

Normalmente los empresarios hacen un pronóstico de arriba hacia abajo. Hagamos una hipótesis. Si hay 29,46 millones de coches circulando en España, y nuestro producto llega al 1% de esos coches, eso quiere decir que tendremos 294.600 clientes. Esto podría pasar, pero también podría ser que no vendieras una mierda.

Es por ello que es mejor que hagas pronósticos de abajo arriba y tengas las expectativas bajas. Si no puede ser que tus inversores se cabreen un poco al no alcanzar lo que les habías prometido. Es mucho mejor un crecimiento paulatino y constante que un fracaso sobre unas expectativas altas.

3. Ten un producto mínimo viable

Esto quiere decir que envíes tu producto una vez tengas una versión decente del mismo. Lo “perfecto” es el enemigo del “suficientemente bueno”. Cuando tienes tu producto mínimo viable listo, empieza a enviarlo. La perfección no viene con el tiempo, pero saber lo que no quiere tu cliente sí.

Al sacar tu producto “suficientemente bueno” al mercado, podrás tener una relación más estrecha con tus clientes y saber que mejorar o que necesitan de tu producto.

4. No necesitas un equipo con experiencia

Si algo he aprendido de trabajar en empresas que empiezan, es que los “expertos” dificultan el trabajo y la innovación. Los “expertos” tienen vicios de sus otras empresas, y están acostumbradas a la tranquilidad de una empresa en funcionamiento. Una startup normalmente es un caos tremendo.

Lo que necesitas a la hora de empezar es gente abierta, rápida y con un hambre insaciable. Necesitas un equipo mafioso, gente que esté dispuesta a todo por el proyecto.No dinosaurios. Una vez la empresa produzca dinero puedes contratar la supervisión de un adulto. Pero no en los inicios.

5. Concéntrate en la función, no en la forma

Vale, a mi también me gusta el buen diseño. Pero si algo me ha enseñado salir con una diseñadora gráfica es que el diseño no es gratis. Es más bien caro. Y cuando estás empezando, que algo sea bonito no es una prioridad.

Cuando estás creando tu producto, no tiene por qué parecer que pertenece al MOMA de Nueva York. Tiene que funcionar. Una vez tienes dinero el diseño puede mejorar.

Sino, mira los ordenadores de apple, al principio eran feos como una patada en las pelotas. Y mira que bonitos son los nuevos macbook…

6. Elige bien tus batallas

Cuando estás haciendo bootstrapping, tienes que elegir tus batallas. Lo importante es desarrollar la idea. Un ejemplo sería un Youtuber. Si quieres crear un canal de Youtube no necesitas una cámara profesional, ni los mejores focos, y tampoco el mejor micrófono. Con tu móvil podrías empezar y poco a poco ir mejorando la calidad.

Céntrate en tu idea y olvídate del equipo necesario para ello. Te aseguro que vendrá con el tiempo.

7. Mata al intermediario

Si estás haciendo bootstrapping, no puedes ahogarte en costes. El número óptimo de manos por las que pasa tu producto entre tú y tu cliente es 0. Vale, si estás en las tiendas tienes mayor alcance, pero, ¿Te interesa ahora? Para nada. Una de las grandes ventajas de internet es que hoy en día, casi todo, se puede vender online.

Además si vendes directamente al cliente, aprenderás más sobre sus necesidades.

¿Cuales son las ventajas del bootsrapping?

  1. Tú defines los valores y la identidad del proyecto. Si amas lo que haces, y sabes venderlo, es muy probable que enamores a tus clientes.
  2. Lo sabrás todo sobre tu proyecto. Es tu bebé, y al controlarlo todo, podrás mejorarlo en tiempo real.
  3. Vas a ahorrar mucha pasta. Cuando al principio el capital es tu propio dinero, pensarás con cabeza en que lo gastas. Por lo que lo más probable es que cada moneda invertida tendrá un retorno seguro.
  4. Conocerás a tus clientes. Los clientes van a ser tu única fuente de financiación. Por lo que cada cliente será una persona más implicada. Y eso solo trae ventajas.
  5. La creatividad fluirá mejor. Hay una frase que dice “el hambre agudiza el ingenio” Y cuanta más necesidad tengas, más ideas locas se te ocurrirán. Y es bastante posible que funcionen.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior
discurso de J.K. Rowling

El discurso de J.K. Rowling en Hardvard

Siguiente artículo
El cuadrante flujo del dinero-hellprendedores

El cuadrante del flujo del dinero de Robert Kiyosaki

Total
0
Share