Lo que te han contado es mentira, emprender es un puto infierno.
trampas del dinero-hellprendedores

El coche, la boda y la casa, las trampas del dinero en las que todos caemos

Todos caemos en las mismas trampas del dinero.Vivimos en una sociedad donde parece que se han impuesto unos estándares de comportamiento y de vivencias los cuales debemos seguir a a rajatabla. Si no, eres un bicho raro. Me parece bastante curioso, puesto que parece como que de cara a los demás, estamos manifestándonos y luchando contra el tradicionalismo de la sociedad, pero la realidad es que somos tan hipócritas que hacemos lo mismo que nuestros padres y abuelos hicieron, pero en peores condiciones.

La ruta habitual es estudiar, trabajar, comprarte un coche, casarte y comprarte una casa. Vamos, el existencialismo del ser humano en estado puro. Pero lo que me sorprende todavía más es que al final caemos todos en las mismas trampas del dinero. Nos endeudamos en los primeros años de nuestra vida laboral para el resto de nuestras vidas simplemente por seguir la corriente y hacer lo normal. Vamos a ilustrarlo un poco:

El coche

Cuando empezamos a ganar un poco de pasta lo primero que pensamos en comprar es un coche. No es algo malo a priori, pero el problema es que no pensamos en un coche como un medio de transporte, si no como un símbolo de estatus. Por otro lado, un estatus que no tienes, puesto que cuando empiezas a trabajar eres un pringadillo más con un sueldo mileurista. Pero te crees con el derecho a conducir un Bmw o un Audi.

Hoy en día vivimos en una sociedad de suscripción en la que todo se puede pagar a plazos. Por eso, verás circulando por la calle gente muy joven con coches de gama media-alta. Todos se asombran y piensan que son triunfadores por conducir esos coches. Pero la realidad es que se van a pasar los próximos 5 años pagando una cuota de entre 300 y 400 euros que pueden asumir porque viven con mamá y papá.

Es muy fácil asumir estas cuotas cuando vives con tus padres, pero luego no te quejes de que no puedes independizarte, en la primera trampa del dinero habrás caído tú solo. Siempre tuviste la opción de comprar algo acorde a tus ingresos o de segunda mano.

La boda

foto de theblondsalad.com

Lo de instagram y las bodas se nos ha ido de las manos. Hoy en día si no montas un fiestón que dure varios días, la novia tiene un mínimo de 2 vestidos, y no creas un hashtag para el evento parece como que mejor no casarse. Y esto, no sale barato.

Según la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), casarse en España tiene un coste de 16.534 euros de media. La horquilla se sitúa entre los 11.864 euros y los 21.205 euros.

Por lo que, a menos que tus padres te paguen la boda, lo más probable es que tengas que pedir un préstamo para poder pagarla. Si haces una simulación en cualquier banco, el interés para este tipo de préstamos es entre el 10 y el 12 por ciento TAE. Por eso, una boda de 20.000 euros, contando que pagas el préstamo en un año, te estarías enfrentando a unas cuotas de entre 1.500 y 1800 euros mensuales. ¿Quién puede asumir esto hoy en día? Pocos. Y sin contar que pagarás intereses por ese dinero prestado. Otra de las trampas del dinero

¿De verdad nos hace falta montar la boda Chiara Ferragni para ser felices y comer perdices? No lo creo.

La casa

Comprar una casa es quizá la decisión más importante que una persona toma en su vida, o al menos una de las más importantes. Supone una inversión que hoy en día está al alcance de pocos, pero ¿En algún sitio tenemos que vivir no?

El problema es que nuestros padres se hipotecaron por 10 o 20 años como máximo, pero ahora nos estamos hipotecando entre 30 y 40 años para pagar una vivienda. ¿Nadie se ha parado a pensar en la cantidad de intereses que eso genera? Te pongo un ejemplo:

Vamos a imaginar que compras un piso de 50 metros, por 180.000 euros, a un interés fijo (siendo optimistas) del 2,20% durante 30 años. Los intereses que generará esta operación serán de 66.046,15 euros. Con una cuota de unos 680 euros mensuales. Por lo que si le sumas a eso, impuestos, más los gastos que suponen comprar un piso, cuando tengas 70 años habrás pagado cerca de 300.000 euros por ese piso. Y te lo aseguro, un piso por ese precio no será el piso de tus sueños.

¿Por qué una gran mayoría de gente tiene esa obsesión por comprar una vivienda en los primeros años de juventud? ¿ Tranquilidad? ¿ Seguridad? Ni en la vida, ni en una hipoteca hay nada seguro, pues, aunque ponga tu nombre en los papeles, el banco será dueño de tu deuda hasta que la pagues.

Con esto no pretendo que vayas en bici, estés soltero toda tu vida y vivas de alquiler, pero no tiene sentido que en los primeros años en los que te insertas en el mundo laboral, construyas semejante lío financiero a pagar durante el resto de tu vida. Sería más inteligente que vivas por debajo de tus posibilidades, inviertas el dinero, montes un negocio o construyas algo que te genere más ingresos. Porque, al final, la realidad es que vas a vivir para pagar en lugar de disfrutar realmente del esfuerzo de tu trabajo. No caigas en las mismas trampas del dinero en las que cae todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior
Las reuniones son un sustituto de la masturbación-hellprendedores

Las reuniones son un sustituto de la masturbación

Siguiente artículo
trabajar en un banco-hellprendedores

La realidad que esconde trabajar en un banco

Total
6
Share