Lo que te han contado es mentira, emprender es un puto infierno.
Nadie nos enseña a trabajar-hellprendedores

Al nuevo nadie le enseña a trabajar

Todos hemos sido nuevos en algún trabajo en el que no teníamos experiencia. Es algo muy normal, de alguna manera tienes que ir creciendo en el mundo laboral. Pueden seleccionarte por un currículum muy extenso, pero la realidad es que no tienes experiencia en esa empresa en concreto ni en lo que realmente tienes que hacer. Y nadie nos enseña a trabajar.

El problema es que la entrada en una nueva empresa, sobretodo si son grandes, es que nos dan la bienvenida, nos presentan al personal y luego nos abandonan a nuestra suerte. Es muy habitual dejar que un nuevo empleado se las arregle solito esperando un buen resultado. Pero cuando se observa que no hace el trabajo como se espera, lo único que hacen muchas empresas es pegarle una bronca. Y digo yo, ¿No sería más fácil enseñarle a trabajar? Yo creo que es un principio bastante sencillo y para explicarlo mejor quiero contarte la metáfora de la ballena:

La mayoría de nosotros hemos ido a un acuario alguna vez en nuestra vida. Normalmente siempre hay un espectáculo donde una ballena salta por encima de una cuerda salpicando a las personas que se encuentran en la primera fila. ¿Crees que cuando capturaron esa ballena en el océano sabía dar esos saltos? o ¿ crees que se consigue diciéndole a la ballena salta? La respuesta a ambas preguntas es no.

Cuando capturaron la ballena ésta no sabía saltar por encima de una cuerda. ¿Sabes dónde ponen la cuerda para empezar el adiestramiento? En el fondo de la piscina. Cada vez que la ballena pasa por encima de la cuerda le dan comida y cada vez que pasa por debajo no. Poco a poco los adiestradores van elevando la cuerda de la piscina hasta tenderla por encima de la superficie siguiendo el mismo procedimiento. Así la ballena aprende a pasar siempre por encima de la cuerda. Y llegado el momento, aunque la cuerda se encuentre fuera del agua, la ballena sabe que tiene que pasar por encima de ella para recibir su premio.

Y ahora me dirás, vale, pero no puedes pretender que apliquemos este principio con las personas pero, ¿no es así como enseñamos a los niños a caminar? Las personas no aprenden a caminar soltándolas y diciéndoles camina. Sino que con cada pequeña mejora y con cada paso de más estamos abrazando y besando al niño y haciendo una verdadera fiesta una y otra vez hasta que camina por sí solo. Tan diferentes no somos.

Cuando adiestramos animales o niños, siempre elogiamos cada pequeña cosa que hacen. Pero cuando se trata de adultos nos olvidamos de como enseñarles a hacer algo nuevo. La clave del “adiestramiento” o aprendizaje de las personas en un nuevo trabajo, es sorprenderlo mientras hace algo bien y seguir así hasta que llegue a la perfección.

La mayoría de jefes se olvidan de esto y siempre esperan que sus empleados hagan todo a la perfección para felicitarles por ello. Pero la mayoría de veces no se consigue lo que el jefe espera, no por culpa de ellos, si no porque sus superiores solo se centran en sorprenderles mientras hacen algo mal y recordárselo a cada error que comenten. ¿Sabes que consiguen con esto? Que los empleados hagan el mínimo esfuerzo posible y al final el personal no produce ni en cantidad ni en calidad. ¿Sabes que hace un perro cuando le pegas por mearse en la alfombra? Volverse a mear otro día en el mismo sitio.

Al final el castigo es contraproducente sobre todo cuando lo infliges a una persona que no tiene confianza en sí misma o que se siente insegura porque no tiene experiencia. Va a estar más pendiente de no cagarla que de hacer un buen trabajo. Lo mejor que podrías hacer es en lugar de preparar un objetivo monstruoso, es preparar muchos pequeños objetivos que compongan el gran objetivo. No hace falta que felicites a tu empleado por cada uno de ellos, pero sí habitualmente. Así tendrás una persona concentrada en cumplir objetivos asumibles en el corto plazo y solo será cuestión de tiempo que cumpla ese gran objetivo. Cada vez que lo felicites se sentirá importante y valorado, y eso es pura gasolina para la productividad y sobre todo para obtener resultados. No es tan difícil ¿Verdad?

Los trabajadores son más felices y productivos cuando saben que están haciendo algo bien, solo es cuestión de tiempo que ellos mismos busquen por sí solos la perfección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguiente artículo
la semana laboral de 4 horas-tim ferris--hellprendedores

La semana laboral de 4 horas

Total
5
Share